El juez Federal de Campana, Adrián González Charvay, procesó al ex intendente de Juntos por el Cambio, Nicolás Ducoté, en el marco de tres causas penales por un supuesto desvío de $460 millones destinados a obras en barrios populares que nunca se realizaron en el distrito de Pilar. También se dispuso un embargo y la prohibición a Ducoté de salir del país.  

Una de las causas de investigación se inició a raíz de las irregularidades que se cometieron en la obra con fondos federales para la urbanización y mejoramiento del hábitat del barrio Monterrey, con una inversión de $145 millones, convenio que fue firmado en el año 2016.

Dentro de ese convenio, se contemplaban mejoras en el corredor central del barrio, la provisión de servicios de agua corriente y cloacas, además de la construcción de módulos de viviendas sociales. Según la investigación, son obras que obtuvieron certificados firmados y desembolsos millonarios, pero que en la práctica no se han realizado.

Por otro lado, la causa conocida como “Microcréditos” hace referencia a un programa para el mejoramiento de viviendas y la conexión a servicios públicos por un monto de $300 millones. Acorde al expediente judicial, en el plan que otorgaban los créditos aparecen personas como beneficiarias que declararon no haber solicitado dichos prestamos. Un modus operandis similar a lo que ocurrió con los “aportantes truchos” durante la campaña electoral de 2017.

Además, el tercer expediente apunta a las irregularidades en relación a la construcción de una red cloacal, una planta depuradora y una red de bombeo en el barrio Peruzzotti, que fue licitada y adjudicada por el municipio, pero no se ejecutaron en el lugar asignado y se comprobó que los certificados de obras fueron fraguados.