Felipe Solá, fue consultado hoy, por las amenazas que recibió la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.

El ex gobernador, admitió que durante su gestión también fue amenazado en varias oportunidades, aunque prefirió que no trascienda públicamente debido a que buscan “crear un clima de conmoción”, por lo que consideró que no es bueno levantarles el "perfíl", en referencia a las formas de manejo que está realizando el gobierno bonaerense con el delicado tema.

“Las amenazas anónimas, telefónicas, los mails y me animaría a decir que dejar una bala vacía en un lugar lo puede hacer bastante gente. Lo que quieren es conseguir la denuncia” , sostuvo el legislador del Frente Renovador.

En la misma línea advirtió que “el clima se crea no por esas acciones deleznables que deben ser ignoradas, en el sentido de no levantarles el perfil, porque uno le hace el juego a esa gente”.

“Tuve muchísimas amenazas, pequeñas y no tanto, decidí ignorarlas. Informaba a la guardia pero no alteraba mi agenda”, indicó Solá, y señaló como única excepción a esa decisión el momento en el que, en el marco de “una actitud más dura con la policía” sufrió “amenazas que verdaderamente preocupan, que son las que se meten con la familia de uno”, concluyó Solá.