El viceministro de Salud de la Provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, celebró que la situación en el Gran Buenos Aires mejoró un poco en el último mes. "Actualmente llevamos cinco semanas de un descenso leve y lento en el territorio del AMBA, que es el territorio que padeció más restricciones y nunca tuvo aperturas significativas, a diferencia de lo que sucede en otras provincias o en el interior de la provincia de Buenos Aires", reseñó. 

Aunque quiso ser mesurado: "Considero que es un avance positivo, aunque con mucho cuidado y análisis porque es coincidente la reducción en la cantidad de casos detectados, consultas de la población y cantidad de ocupación de las camas de terapia intensiva". "Es peligroso ir muy rápido con las aperturas", advirtió. 

Además, se refirió al trabajo que está haciendo la provincia de Buenos Aires para que vuelvan las clases presenciales, en algún formato seguro. "El trabajo que estamos llevando adelante con respecto a la vuelta a clases es muy grande. Se vienen realizando actividades de continuidad pedagógica muy complejas, pero, ahora bien, para poder avanzar en recuperar alguna presencialidad", describió. 

En diálogo con el portal AGENCIA PACO URONDO, Kreplak siguió: "Hay dos partes. Una de estas es no presencial en las escuelas, y es lo que llamamos ATR, un programa de trabajo en las casas, para lo cual hay equipos de trabajadores de la educación que se acercan a las casas en toda la provincia de Buenos Aires. Esta etapa, que consiste entonces en visitas domiciliarias de equipos pedagógicos".

Por último, se refirió a la temporada turística en Buenos Aires: "Si bien este tema está en tratamiento desde hace varios meses, hay un marco de incertidumbre muy grande acerca de las condiciones epidemiológicas con las que llegaremos al verano. A mi entender, para poder tener una temporada de verano tenemos que reducir la cantidad de casos de coronavirus".