El radicalismo está en ebullición por las elecciones en la provincia de Buenos Aires, donde se eligen autoridades. Maximiliano Abad se enfrentará con el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, en una interna que promete ser caliente. 

Desde Jujuy, el gobernador Gerardo Morales salió a respaldar a Abad: "Maxi es realmente la expresión de esa renovación. Posse es la expresión de algo que es casi un feudo. Gobierna hace 22 años San Isidro. Se aparta de lo que es la filosofía del partido, esto de eternizarnos en el poder y la gestión", aseguró.

"Lo que me llama la atención y me molesta un poco es que se plantee desde allí la renovación. Esto es una respetuosa crítica a lo que es una realidad", afirmó el gobernador de Jujuy.

"Yo apoyo a Maxi como gobernador de una provincia un poco más complicada que San Isidro. Tenemos muchos dirigentes que son la expresión de esa gestión. Nuestro sector también está en condiciones de hablar de la gestión, y de la mirada que tenemos hacia el país. Tenemos el objetivo de fortalecer el partido. Pasada la interna la consigna que tenemos es unificar el partido. Más allá de la crítica que le hago a Gustavo, necesitamos estar juntos para fortalecer el partido", insistió. 

A diferencia de lo que suelen ser las crítica al "feudo" Formosa, donde Gildo Insfrán gobierna hace 25 años, en San Isidro no parece molestar a nadie que la familia Posse (padre e hijo) gobiernen hace 38 años. Una doble vara muy interesante...