El radicalismo bonaerense tendrá sus internas el próximo 21 de marzo con la presentación de dos listas. Por un lado, la oficialista y actual conducción que lleva como candidato al diputado Maximilinado Abad, que cuenta con el padrinazgo político del ex Vicegobernador, Daniel Salvador. En la otra vereda, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, representa a la oposición con una postura crítica del rol que tuvo la UCR en el frente de Cambiemos.

En esa línea, Posse lanzó dardos a la actual conducción en una recorrida por localidades del interior bonaerense. “Después de 5 años de servilismo y de que el radicalismo sea entregado, volverá a ser protagonista en Juntos por el Cambio” sostuvo el candidato que se referencia a nivel nacional con el senador Martín Lousteau.

Posse cuestionó el papel que viene llevando adelante el oficialismo radical en la provincia de Buenos Aires: “Si nos votaron a nosotros no es para quedarse tranquilo, es para que la esperanza crezca en Argentina. Nosotros venimos luchando para que se termine la sumisión que se viene prolongando desde hace cinco años”.

Allí, el jefe comunal de San Isidro sostuvo: “Los dirigentes que condujeron al radicalismo bonaerense en los últimos cinco años siguen siendo personas honorables, pero no respiran, no dicen nada y el PRO los dirige. El radicalismo no está hecho para que los dirijan, está hecho para consensuar e ir para adelante”. Y puntualizó: “Hay que reconstruir el partido y no se debe dilapidar el poder del radicalismo bonaerense como se hizo en este último tiempo”.