Hace tres semanas, se produjo la tragedia en una comisaría más grave de toda la historia argentina. El hecho ocurrió en Esteban Echeverría, provincia de Buenos Aires: por un incendio, murieron hasta el momento 9 presos (hay un herido grave). 

Ahora se supo, que la Justicia había clausurado la comisaría 3 y le había exigido a las autoridades que trasladara a los 27 detenidos que estaban allí alojados. "El propio juez Javier Maffucci Moore había intimado al ministro de Seguridad provincial, Cristian Ritondo, y a la Gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal", aseguró el director del Programa de Justicia y Seguridad de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), Rodrigo Pomares.

En diálogo con AGENCIA PACO URONDO, Pomares recordó que esa intimación ocurrió en marzo de este año. Ni Vidal ni Ritondo respondieron. Como es sabido, esa desidia se transformó en muerte: en la celda que se incendió había 12 presos, en una habitación de tres metros cuadrado (baño incluido). 

"Las comisarías son una trampa mortal en el 90% de las dependencias de la provincia de Buenos Aires", insistió Pomares. "Hoy hay 4.042 personas detenidas en comisarías cuando en 2011 había 900. Y hay capacidad para 1.000 personas. Tres de cada cuatro detenidos duermen en el piso o en camas improvisadas", fue el panorama relatado por el especialista.