En declaración a un medio local, el intendente de Chivilcoy, el macrista Guillermo Britos, lanzó una declaración indignante sobre la situación de los 700 despedidos de la histórica fábrica de calzado que generó el enojo los ex empleados de la firma. "Ya le hemos conseguido trabajo a varios ex empleados de Paquetá, a otros le hemos ofrecido y no aceptaron porque están disfrutando de la indemnización", aseguró. 

"Es una locura lo que dijo Britos, yo tengo contacto con 300 ex trabajadores de la fábrica y a ninguno le ofrecieron trabajo", respondió por su parte un ex empleado de Paquetá al portal Política&Medios, que prefirió mantener su nombre en reserva. "Yo no me enteré de ningún caso de que la Municipalidad le haya conseguido trabajo a alguien", agregó.

La fábrica de calzado Paquetá cerró definitivamente el 31 de diciembre y dejó a casi 700 trabajadores en la calle. El intendente Britos prometió los mayores esfuerzos de la Comuna para emplear a los despedidos. Organizó encuentros con lo ex trabajadores y se mostró con empresarios chinos. "Todo fue una puesta en escena", denunció un ex trabajador, según resumió el portal de noticias.

"Todos los compañeros están totalmente indignados con las declaraciones de Britos", señalaron. Los casos de los despedidos de Paquetá son de los más variados. Algunos se quedaron sin su fuente de ingresos en medio de un crédito para una casa pero para el intendente, los indemnizados están viviendo las mieles del desempleo.