Con el objetivo de abordar las principales variables del Presupuesto bonaerense, haciendo foco especialmente en el impacto que tendrá en las cuentas municipales, los jefes comunales de la Primera Sección electoral trataron anoche esta preocupación, la cual es compartida con algunos intendentes del oficialismo.

Del encuentro particparpn el intendete y anfitrión Walter Festa, y sus pares Ariel Sujarchuk (Escobar), Santiago Maggioti (Navarro), Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), Juan Ustarroz (Mercedes), Gustavo Menéndez (Merlo) y Alberto Descalzo (Ituzaingó).

En el encuentro se analizaron las principales variables del Presupuesto bonaerense, haciendo foco especialmente en el impacto que tendrá en las cuentas municipales. Esta preocupación es compartida con los intendentes del oficialismo.

El Presupuesto 2019 prevé una transferencia de gastos a los municipios por $ 12.984 millones: $ 8.000 millones por la tarifa social eléctrica, que hasta ahora paga Nación; $ 2.450 millones por subsidios al transporte; y $ 2.500 millones para el sostenimiento de la Ceamse (que impacta íntegramente en el Gran Buenos Aires).

Esto, que supone grandes desembolsos para las comunas, se profundiza con restricciones en el renglón de los ingresos: la Ley Impositiva pone un tope del 38% al aumento de tasas municipales; el año que viene se eliminará definitivamente el Fondo Sojero (fue dado de baja en junio, pero hasta fin de año las comunas reciben una compensación por el 70% de lo que les correspondía en 2018); y también vence la prórroga para seguir cobrando una tasa del 6% a los consumos eléctricos por el uso del espacio aéreo por parte de las prestadoras. Además, habrá más restricciones para el gasto del Fondo Educativo.