En varios distritos gobernados por el peronismo, principalmente del Gran Buenos Aires, las legislaturas declararon la "emergencia en materia social". Lo hicieron como forma de visibilizar la grave situación que viven esos municipios, golpeados por la crisis económica que parece profundizarse cada día. 

Además, desde el PJ se quejan por el recorte al llamado Fondo Sojero, que implicaba muchos recursos para los distritos, en su mayoría con muchas carencias presupuestarias. El presidente Mauricio Macri, con respaldo de la gobernadora María Eugenia Vidal, decidió eliminar ese fondo especial en el marco del programa de ajuste que Casa Rosada negocia con el FMI.

En ese contexto de críticas al oficialismo, los intendentes peronistas realizaron acciones para visibilizar el descontento con el ajuste. En primer lugar, un grupo de jefes comunales, comandandados por Verónica Magario, de La Matanza, se acercaron a Casa Rosada para pedir que los reciba Macri. Luego, hicieron lo mismo con Vidal. A los dos los acusaron de "no querer dialogar con los intendentes, que somos los primeros en sufrir en carne propia el efecto del ajuste", aseguraron. 

Además, en la semana difundieron un duro comunicado que llevó las firmas de un amplio abanico de intendentes: Julio Zamora (Tigre), Walter Festa (Moreno), Verónica Magario (La Matanza), Fernando Gray (Esteban Echeverría), Gustavo Arrieta (Cañuelas), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Hernán Yzurieta (Punta Indio), Ariel Sujarchuk (Escobar), Juan Ustarroz (Mercedes), Anibal Regueiro (Presidente Perón) Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), entre otros. Como se ve, el repaso incluye a kirchneristas, peronistas moderados e incluso a un massista. 

"Hubiésemos querido escuchar a la gobernadora, saber cuáles eran sus propuestas. Hace más de mil días que vienen profundizando la crisis que ellos mismos desde el Gobierno han generado, implementando un programa de gobierno que excluye y margina a la mayoría de los argentinos", describieron en el comunicado. 

“Día a día vemos cómo desde el Gobierno Nacional y el Provincial desfinancian a los municipios. La eliminación del Fondo Solidario, llamado comúnmente Fondo Sojero por parte de Macri, o la eliminación del Fondo de Insfraestructura y de Seguridad, por parte de Vidal, no hacen más que marginar a los bonaerenses y restan autonomía a los municipio", concluyeron. 


El grueso de los intendentes peronistas del conurbano bonaerense se reunió este miércoles en Ituzaingó para evaluar y planificar acciones en sus comunas en el marco de la crisis. Así, decidieron declarar en cada uno de los distritos la emergencia en materia social, educativa, sanitaria y de seguridad, la cual reclamaron días atrás a ministros vidalistas que se emita en el orden provincial, junto con la conformación de una Mesa de Diálogo Social multisectorial. La falta de respuestas a estas peticiones fue uno de los puntos de cuestionamiento de los jefes comunales del PJ “la falta de propuestas y escucha” de la gobernadora María Eugenia Vidal hacia sus recientes planteos.

En un documento post reunión, los intendentes dispararon: "Hubiésemos querido escuchar a la gobernadora, saber cuáles eran sus propuestas. Hace más de mil días que vienen profundizando la crisis que ellos mismos desde el Gobierno han generado, implementando un programa de gobierno que excluye y margina a la mayoría de los argentinos. Lamentamos que ante semejante crisis económica y social, ante la creciente ola de desocupados y los desmedidos aumentos en las tarifas, la gobernadora no haya convocado a los intendentes que somos los que todos los días estamos en contacto con nuestros vecinos y vecinas".

Y añadieron: “Día a día vemos cómo desde el Gobierno Nacional y el Provincial desfinancian a los municipios. La eliminación del Fondo Solidario, llamado comúnmente Fondo Sojero por parte de Macri, o la eliminación del Fondo de Insfraestructura y de Seguridad, por parte de Vidal, no hacen más que marginar a los bonaerenses y restan autonomía a los municipios, que nos vemos privados de hacer las obras que legítimamente nos demandan nuestros vecinos. A toda esta situación- además- debemos agregarle la falta de fondos para hacer frente a los graves problemas de salud, de educación y de seguridad”.

Uno de los intendentes que asistió al encuentro, Gabriel Katopodis (San Martín) apuntó vía Twitter contra el reciente paquete de medidas anti-crisis anunciado por la mandataria bonaerense: “Todo refuerzo que ayude a combatir el hambre de los más humildes es bueno @mariuvidal, pero hoy es insuficiente. El gobierno nacional tiene la responsabilidad de cambiar una política económica que fracasó, que está generando pérdida de trabajos y más pobreza a los argentinos”.
 
"La gente no puede más. El sueldo se deteriora con las constantes devaluaciones y hay gente que ya está perdiendo su trabajo, y ya no le alcanza para vivir con dignidad, y ante la ausencia de los estados Nacional y provincial busca refugio en su municipio", apuntó el intendente anfitrión del encuentro, Alberto Descalzo. En ese plano, describió que "semana a semana se suman los pedidos de comida, medicamentos y empleo".
 

Además de Descalzo y Katopodis, también fueron de la partida los intendentes Julio Zamora (Tigre), Walter Festa (Moreno), Verónica Magario (La Matanza), Fernando Gray (Esteban Echeverría), Gustavo Arrieta (Cañuelas), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Hernán Yzurieta (Punta Indio), Ariel Sujarchuk (Escobar), Juan Ustarroz (Mercedes), Anibal Regueiro (Presidente Perón) Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas), entre otros.