Los intendentes que responden al núcleo duro del PRO vienen trabajando en un proyecto de ley para eliminar las elecciones Primarias, Abiertas, Simultaneas y Obligatorias en la provincia de Buenos Aires. La iniciativa, que contaría con el aval de la gobernadora María Eugenia Vidal, ya circula por los despachos de los diputados de Cambiemos y el ingreso formal por Mesa de Entradas se completaría en los próximos días.  

El borrador, al que tuvo acceso Primereando, plantea la derogación de la adhesión provincial a la ley nacional que estableció las Primarias y modifica la ley orgánica de los partidos políticas (Decreto Ley 9889/82) con el objetivo de que las elecciones internas de candidatos sean regidas por la “respectiva carta orgánica” de cada partido.

En el último Foro de los Jefes Comunales de Cambiemos, realizado hace unos días en Vicente López, distrito gobernado por Jorge Macri, se definió el objetivo de instalar el tema en la agenda pública y articular con los legisladores de su espacio en la redacción de un proyecto que suprima las PASO.

 Allí, los mandatarios con peso territorial en la Provincia también cerraron la estrategia discursiva sobre los “gastos económicos” que implican los comicios. Uno de los abanderados fue el intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro, que publicó su postura en las redes sociales. “Creo que en esta coyuntura los $6.000 millones de las PASO se podrían evitar y transferirlos a la gente. Sería un gran paso en la reducción del gasto político a favor de nuestros vecinos” sostuvo.

Más allá de las excusas sobre las implicancias económicas de las elecciones, el trasfondo político es que los intendentes oficialistas quieren esquivar una polarización con el peronismo, que viene mostrando señales de unidad en la Provincia. Además, con esta reforma electoral buscan evitar que candidatos locales de la oposición se potencien por intermedio de unas PASO que aglutine distintas fuerzas en un mismo Frente Político.

Entre los fundamentos del proyecto que impulsan los intendentes PRO, se destaca que “El objetivo de la ley nacional 14.086, sancionada en 2009, fue el de transparentar y democratizar la política dentro de los partidos políticos”. Y agrega: “Sin embargo, estos objetivos nunca llegaron a cumplirse, ya que resulta irracional obligar a los electores a que voten en la interna de un partido político del cual tal vez no los representa. Esto debería ser una cuestión a resolver entre los afiliados de los partidos políticos”.

El dato político que omite la fundamentación de la iniciativa es que la llegada de Cambiemos al poder, en las elecciones de 2015, expresó el resultado de unas PASO, donde compitieron el actual presidente, Mauricio Macri, la diputada nacional, Elisa Carrió y el dirigente radical, Ernesto Sanz.

Como en otras iniciativas del núcleo duro del PRO, la iniciativa no fue consultada con el socio menor de la Alianza gobernante, los radicales. En el escenario actual, donde un sector del radicalismo bonaerense impulsa la presentación de candidatos propios que disputen una interna, surgen las dudas con respecto a una postura del partido centenario en favor de la eliminación de las PASO.