En el marco de la inauguración del nuevo edificio del Hospital de Niños "Sor María Ludovica" de la ciudad de La Plata, que contó con una inversión de $148.605.766, el gobernador Axel Kicillof compartió un acto con la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner.

Desde el escenario montado en la calle principal de acceso al hospital, el mandatario sostuvo que “acabamos de recorrer la obra terminada, sus nuevas instalaciones y emociona porque este es un hospital histórico e importantísimo para nuestra Provincia” y recordó que “a la hora de asumir en la gestión, se encontraba en un estado de abandono que sus trabajadores y los niños y niñas que se atienden aquí, no se merecían. Era una deuda inmensa”.

En esa línea, Kicillof indicó que “esta obra se planteó en 2010, se empezó en 2017 y se dejó de garpe el 11 de agosto de 2019. Se neutralizó la obra. Es una de esas palabras raras que se inventan en la Argentina cuando hay mucho marketing y ocultamiento sobre lo que se está haciendo”.

Por otra parte, el mandatario sostuvo que “el enorme trabajo que se hizo en medio de la pandemia para empezar y terminar 125 obras es lo que marca la diferencia y es lo que hizo que a nadie en la Provincia le falte una cama o un respirador”.  

El nuevo edificio cuenta con un área específica de salud mental en la planta baja, 12 habitaciones de terapia intermedia distribuidas entre el primer y el tercer piso, y tres salas con 12 camas de terapia intensiva en el segundo piso. A partir de ello, dispondrá de 62 camas de terapia intensiva y una planta de 2.315 trabajadores y trabajadoras de la salud. El hospital atiende a niños, niñas y adolescentes de hasta 18 años, con una demanda espontánea de 500 personas por día entre emergencias, consultas externas y especialidades.

En relación a las instalaciones del hospital, el gobernador dijo que “no tiene nada que envidiarles a las instituciones privadas. Hoy es un hospital que queda a disposición de nuestro sistema de salud gratuito y público”.

Por último, el mandatario expresó: “Los que dejaron pudrir vacunas nos quieren enseñar cómo hay que vacunar y los que no terminaron hospitales quieren decirnos que hacer con el sistema sanitario”.