Luego del desalojo en Guernica, que incluyó la represión a organizaciones de izquierda, el gobernador Axel Kicillof se refirió a los hechos ocurridos durante la mañana: "La policía simplemente actuó como auxiliar de la justicia para llevar adelante esa orden. Se hizo con todos los cuidados posibles para evitar situaciones de violencia".

Ante la prensa, Kicillof afirmó que “es falso” que se le hubiese otorgado “dinero” a familiares que estaban en el predio. “Dijeron que íbamos a dar 50 mil pesos a cada uno de los que estaba en la toma, un programa que existe desde el 2003, que se renovó en 2007 y luego en 2009”, señaló. Y agregó: “El monto para distribuir tope era de 30 mil pesos en 2009 y simplemente se actualizó. Si uno lo divide por lo que dicen los diarios, alcanzaba en total de acá a fin de año para 180 personas. Evidentemente no era ni para Guernica”.

El gobernador realizó las declaraciones desde Bahía Blanca, ciudad en la que participó de actividades oficiales por los cien años de la Cooperativa Obrera. Sobre Guernica siguió diciendo: “Es una situación compleja. Unos nos criticaron por no desalojar el primer día, otros por hacer acuerdos con las familias, pero pusimos el máximo empeño en dar una solución".

"Solicitamos varias prórrogas y, en el medio hicimos un censo, identificamos que había 1.904 familias. Dispusimos instrumentos para ver si el desalojo se desarrollaba voluntaria y pacíficamente", explicó Kicillof.

"La segunda prórroga terminaba mañana. El juez y el fiscal entendieron que había que ejecutar el desalojo, que se hizo con todos los cuidados posibles para evitar situaciones de violencia", concluyó.