El candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires por el Frente de Todos, Axel Kicillof, se presentó en el Polideportivo Municipal de Mar de Ajó como corolario de una ajetreada jornada que incluyó visitas desde temprano a otras dos localidades de la quinta sección electoral: General Conesa y General Lavalle.

En el Partido de La Costa, el actual intendente y Juan Pablo de Jesús, ofició de anfitrión del ex ministro de Economía de la Nación. Luego de una conferencia de prensa realizada en el centro cultural local, ya en el Polideportivo previo a la disertación de Kicillof, tanto el actual jefe comunal como Cristian Cardozo, candidato a alcalde del distrito, tomaron la palabra para presentar al actual diputado nacional.

"Impresiona la cantidad de gente que vino hacia acá. Pensé que los habíamos traído en micro por el choripán, ¡pero me dicen que vinieron en sus autos o caminando!... ¿Qué sorpresa, no? Vine a reflexionar con ustedes. Quiero compartir sensaciones después del 11 de agosto, después de esa elección que muy pocos esperaban... Una elección que nos llenó de energía y de fuerza, aunque todavía queda un camino largo".

"Todos sabemos lo dañinos que fueron para los bonaerenses los gobiernos de Mauricio Macri y de María Eugenia Vidal. Es algo unánime. La conclusión es que casi todos perdieron, todos retrocedieron en lo económico, en lo vital... Había un proyecto económico que se puso en marcha desde el primer día de este gobierno, pero había también un proyecto histórico y cultural. Era una sensación incluso corporal, una atmósfera enrarecida y turbia. Se instalaron como un cambio, se presentaron como un conjunto de gente que despreciaba la política. Hablaron de los últimos 12, 50, 70 ¡y hasta 90 años! Dijeron que todo había terminado, expresaban la nueva Argentina... Se presentaron diciendo que los argentinos no querían volver al pasado. Hubo un ataque formidable contra dirigentes, con causas... Pero cuando se investigó, nos dimos cuenta de que hubo un armado. Todo lo que se opusiera era malo, viejo, sucio y no servía más. Lo nuevo era lo exitoso, lo que nos iba a sacar de todo aquello...".

"Eso incluía a la organización política, a la movilización, a la solidaridad, al hecho de pensar en el que está al lado, el preocuparse por el otro. Apoyaban la meritocracia, andar a los codazos y pisando cabezas... Fue un intento, una jugada. Trataron de hacernos creer que no servía más nuestra historia: los sindicatos, los dirigentes políticos. Pero somos miles y miles los que no estamos dispuestos a reemplazar a nuestros próceres por animales en los billetes, los que no estamos dispuestos a reemplazar lo nacional por lo extranjero... ¡Fracasaron! El proyecto político, cultural, que confiaran en gerentes, en CEO's y no en el de al lado ni en los políticos. ¡Eso terminó! Es obvio que la economía es un fracaso, pero además quisieron reemplazar nuestros ideales por marketing y coaching. Quisieron reemplazar lo genuino por la careta, la impostación, la máscara... La elección de agosto tuvo un resultado elocuente, pero ellos no terminan de escuchar y siguen con la campaña sucia, echando las culpas a otros. Se tienen que hacer responsables de lo que han hecho y tratar de solucionarlo al menos un poco, no echarle la culpa a la oposición, ni a Alberto Fernández, ni al gobierno anterior o al siguiente, ni al mundo. ¡Estafaron y el pueblo argentino lo descubrió!".

"Ahora queda ganar la elección el 27 de octubre. Entonces nadie se relaja, nadie baja los brazos. Seguimos caminando, recorriendo, trabajando, convenciendo. Necesitamos ser un gobierno fuerte para modificar el desastre que han hecho. Esto era David contra Goliat, ¡pero con un perro les ganamos a la big data, a los consultores y a la microsegmentación!".

"Vamos a tener un gobierno austero, vamos a parar con el despilfarro de poner la plata donde no se necesita. Lo que estamos viviendo hoy es el resultado de una fuerza política que llegó con la mentira y la estafa. Mintieron y engañaron. Es una enseñanza para los argentinos y los bonaerenses. Lo primero que vamos a hacer es cambiar las prioridades de la Provincia: los destinos, los propósitos, la dirección. Despreciaron el trabajo y la producción, pero ésa será nuestra prioridad, igual que la educación y la salud. ¡Vamos a volver para ser mejores!, para que haya derechos, para recuperar lo perdido y para darle futuro a los bonaerenses, ¡una esperanza!".

"Ellos quisieron que ustedes tuvieran miedo, bronca, decepción. Pero nosotros vamos a gobernar sin operar en las redes ni en los medios. Vamos a gobernar al lado de nuestro pueblo: recorriendo, escuchando, participando, con más democracia. Nos esperan tiempos complicados, colectivamente habrá que ver cuáles son las urgencias. ¡No puede haber un pibe con hambre en la Provincia, no puede haber una escuela que se caiga a pedazos, no puede haber desempleo! Nos hicieron creer que esta provincia es inviable, pero yo estoy convencido de que tener tantos contrastes no es una imposibilidad. ¡Ahí está la solución! Hay que integrarla de nuevo, reconocer en el otro a un bonaerense. Hay que desmostrar que esta provincia tiene que se la locomotora de la recuperación económica, colectiva, cultural y educacional del país. Vayan a decirles a cada uno de los bonaerenses que no es para nosotros sino ¡con todos y para todos!".