El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, analizó hoy que "sería muy raro" que desde la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) se haya espiado a los familiares de las víctimas del hundimiento del submarino ARA San Juan "a espaldas" del expresidente Mauricio Macri.

En declaraciones a radio La Red, el mandatario bonaerense cuestionó además la decisión del exmandatario de no presentarse a la declaración indagatoria en la causa por el espionaje ilegal y reflexionó: "Yo creo que Macri debería ir a declarar, sacándole todo matiz electoral".

Ayer, el juez federal de Dolores, Martin Bava, rechazó la recusación que le presentó el expresidente Mauricio Macri y le fijó nueva fecha de indagatoria en el marco de la causa en la que se investigan supuestas maniobras de espionaje ilegal desplegadas sobre familiares de tripulantes del submarino Ara San Juan, hundido en 2017.

El magistrado convocó al ex mandatario para el próximo 28 de octubre a las 12, en lo que constituye la tercera fecha que le fija luego de que Macri no se presentara el 7 de octubre (porque estaba fuera del país) ni ayer.

Al rechazar la recusación en su contra, el juez aseveró que no se encuentra comprendido “en ninguna de las causales de recusación establecidas en el ordenamiento procesal y que las invocadas por el nombrado son manifiestamente improcedentes”.

Para Kicillof, "hay sobradas pruebas en la historia de Macri que tiene una tendencia a espiar".

"Espiaron a los familiares del ARA San Juan, a miembros de la oposición, a dirigentes sociales, a sus propias familias, tienen una larguísima historia de espionaje. Para mí, encaja", señaló Kicillof.

Luego, insistió: "Cuando llegó a presidente, usó la AFI y los servicios de inteligencia para espiar dirigentes sociales y opositores. Ello es un delito, está prohibido. Espió hasta a (Diego) Santilli y (Horacio Rodríguez) Larreta".

Para el gobernador, durante el gobierno anterior había "un sistema de espionaje".

"Yo no soy juez ni puedo decir que Macri sea directamente responsable, pero hay pruebas (de que se escuchó a los familiares de las víctimas del ARA San Juan)", continuó y remarcó que "en la provincia de Buenos Aires hubo seis oficinas nacionales de inteligencia, fue un festival de espionaje".

En ese marco, el mandatario provincial expuso que ello "es un delito", opinó que, "como presidente, no puede usar los servicios de inteligencia con fines de persecución o espionaje interno", por lo que pidió que Macri diga "si ese espionaje fue bajo sus órdenes o no".

"Con los antecedentes que tiene, creo que es muy probable", sintetizó.