El gobernador de la provincia de Buenos Aires,, Axel Kicillof, evaluó este viernes que si bien no se sabe cuándo se registrará el pico de contagios de coronavirus es necesario "estar listos para todos los escenarios" por lo cual desde su administración se trabaja "febrilmente para poner en pie el sistema de salud", y dijo que "si se necesitan" aceptará los médicos que ofreció Cuba.

"La curva de contagio es una mezcla entre cómo se comporta el virus y las medidas que se toman para evitar su propagación rápida. No es un experimento de labor en condiciones controladas sino que depende de muchos factores", explicó el mandatario, en declaraciones a radio El Destape.

Sostuvo que "hay algunos modelos que señalan que la cuarentena pospuso el pico, pero habrá el pico; mientras que otros estiman que habrá un momento de contagio pero no tan agudo" y remarcó que "sin mirar esas proyecciones, nosotros trabajamos a contra reloj para recuperar un sistema de salud que estaba muy deteriorado y ampliarlo para tener mayor capacidad de atención".

"Estamos trabajando febrilmente para conseguir más camas, más respiradores, más recursos humanos y más infraestructura", dijo y manifestó que se trabaja "para conseguir médicos" y, en ese contexto "Cuba nos ofreció" profesionales.

Apuntó que, en caso de ser necesario, no mirará "la bandera o nacionalidad de los médicos" que se tienen que contratar para mitigar el avance de la pandemia y subrayó no tener tiempo "para discutir cuestiones ideológicas" porque de lo que se trata es de "dar respuestas".

“El sistema cubano es uno de los más reputados del mundo, si se necesitan los vamos a llamar”, manifestó.

Luego, destacó la prontitud con que el Gobierno nacional adoptó la medida de aislamiento social, preventivo y obligatorio y recordó que "de acuerdo a las estimaciones de la Ciudad de Buenos Aires, se preveía el pico para el 21 de abril que iba a implicar unas mil camas de terapia intensiva".

"Imagínense mi desesperación porque haciendo todas las proyecciones posibles la provincia contaba con 300. Si no hacíamos nada íbamos a tener un desborde como se vio en España e Italia", dijo el gobernador bonaerense.

Finalmente, Kicillof resaltó que "se hicieron las dos cosas: se contuvo el contagio con medidas de aislamiento y ahora tenemos más del doble de camas disponibles".