En Casa de Gobierno, Axel Kicillof anunció un aumento del 7 por ciento en la tarifa eléctrica que regirá a partir de abril luego de que haya estado congelada durante el último año y medio. “Leve y pequeño” calificó el gobernador la suba, a excepción de las grandes empresas, a las que el aumento será mayor.

En su discurso, el Gobernador recordó que la ex gobernadora firmó un acuerdo con las distribuidoras eléctricas, como Edenor y Edesur, conocido como la Revisión Tarifaria Integral (RTI) que implicaba para este año un aumento del 217 por ciento.

“Si cumpliéramos lo que firmó Vidal, tendríamos que triplicar las tarifas. Eso es imposible para los usuarios” sostuvo Kicillof junto al Subsecretario de Energía bonaerense, Gastón Ghioni, y cuestionó que el gobierno de Cambiemos haya implementado una fórmula anual donde estaba implicado el dólar. “Somos usuarios dolarizados, no vamos a convalidar ese aumento”.

Respecto a las RTI firmadas por la gestión anterior y que tienen vigencia hasta 2022, el mandatario se mostró muy crítico. “Hubo un tarifazo que no solo fue escandaloso, sino que a partir de la auditoría que realizamos constatamos que las empresas no cumplieron con las obligaciones, no se realizaron las inversiones para mejorar el servicio” apuntó y detalló que las empresas obtuvieron ganancias por más de 310 millones de dólares que “se fueron para el exterior”.

Por otra parte, el mandatario sostuvo que a partir de ahora “El Estado controlará a las concesionarias para que cumplan con las inversiones de ampliación del sistema”. Al tiempo que afirmó que la evolución de las tarifas debe ser “justas y razonables para que sean pagables”.