El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, señaló como "despreciables" los insultos del cordobés Luis Juez, quien lo había tildado de "pelotudo marca cañón".

"Yo creo que hay mucha violencia en nuestra oposición. Han dicho cosas del Presidente, de mí, de Cristina ni hablar, de Máximo... son cosas muy violentas", analizó.

Y añadió: "Que esa agresividad la pongan en palabras sirve para sacarles la careta. Así hacen política y yo no voy a responder provocaciones ni me voy a enganchar. Me parece despreciable que se digan esas cosas".

El martes, el diputado y candidato a senador cordobés dijo que Kicillof "es un chanta" y agregó: "No sé cómo lo toleran. Un pelotudo marca cañón. Se cansó de insultar y agraviar por el tema de las aperturas. Este y el ministro Trotta, que se fue".

En tanto, el gobernador bonaerense, cercano a Alberto Fernández y a Cristina Kirchner, le restó importancia a las diferencias, pero dejó en claro que la vicepresidenta es "la conducción" del espacio político. "Yo con Cristina formo parte del mismo espacio político hace muchísimo tiempo y ella tiene un papel... ella es la conducción de un espacio político, pero la verdad es que es un espacio colectivo, donde hay elaboración, análisis, discusión", afirmó Kicillof.

Axel Kicillof defendió la presencialidad en las aulas: "Ahora que podemos tener presencialidad, porque con la vacuna es menos peligroso, se sostienen algunos cuidados, pero se puede intensificar la presencialidad".