En la conferencia de prensa que encabezó desde la ciudad balnearia de Necochea, el gobernador de la Provincia cuestionó en duros términos la campaña que inició Juntos por el Cambio para desacreditar el plan de vacunación tras lo ocurrido con el Ministro de Salud de Nación, Ginés González García.

“Llevamos 3 millones de inscriptos en la Provincia y el sitió nunca se cayó, funcionó todo el tiempo” afirmó Kicillof en una clara referencia a los problemas que surgieron en el sistema que implementó el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta.

En esa línea, el mandatario aclaró que en “no tenemos vacunatorios ocultos ni privatizados. Vacuna la Provincia de Buenos Aires y los turnos se asignan por prioridades”. En ese momento, Kicillof aprovechó para referirse al pedido de renuncia de Ginés González García. “Resalto la firme decisión de Alberto que la tomó para generar confianza en el proceso de vacunación”.

A continuación, el mandatario explicó el sistema de prioridades en el plan de vacunación. “Tenemos 304 puntos de vacunación, lo iniciamos con los trabajadores del sector salud, primero los de terapia intensiva, tanto del sistema público como privado, y luego a otros trabajadores con otras tareas, choferes, administrativos, porque tiene una lógica epidemiológica, la idea es que no entre el virus por ningún trabajador” detalló.

No obstante, el gobernador reconoció que “puede haber avivadas, personas que declaran ser personal de salud y no lo es”. Para ello, dijo que “no existe una figura penal por colarse en la vacunación, no estamos ejerciendo un poder de policía más allá del pedido de una declaración jurada”.

“La Provincia hace sus mayores esfuerzos para que nadie mienta, pero no podemos controlar a cada uno, tenemos la urgencia de la velocidad en un plan masivo” admitió y anunció que se reforzarán los mecanismos de control, como la posibilidad de realizar denuncias ante este tipo de caos en la línea telefónica 148 y en la web que la provincia puso para la inscripción al plan de vacunación.

Por otra parte, el mandatario explicó que en algunos distritos “había 5 dosis para 4 trabajadores, por lo que tal vez vacunaron a un bombero o a alguien presente para no tirar la dosis restante. En esos casos, vamos a investigar si fue producto de un acomodo, vamos a controlar todo, pero vamos a seguir vacunando masivamente”.

Ante las nuevas críticas de la oposición, el gobernador hizo un repaso del rol de la oposición respecto a la Sputnik V. “Hubo una campaña sistemática, progresiva, que de que la vacuna era veneno, que era un desastre y un sinfín de declaraciones para sembrar dudas miserables con el objetivo de que fracase la vacunación. Eso no sucedió, los argentinos los vencimos” afirmó.

Y recordó: “Cuando yo me vacuné, decían que era un loco suicida. Ahora dicen que soy un vacunado VIP. Agradezco a cada intendente, del oficialismo y la oposición, por dar el ejemplo y vacunarse para generar confianza”