Por pedido exclusivo del gobernador Axel Kicillof, las torres de vigilancia de la Policía Bonaerense ubicada en los patios internos y alrededores de Gobernación será desmanteladas. Las mismas habían sido instaladas por orden de María Eugenia Vidal para reforzar su seguridad, pero también servían para filmar a los manifestantes y funcionó como un material de apoyo a los operativos de represión. 

En otro gesto contrario a la gestión anterior, Kicillof se instalará en la residencia Oficial del Gobernador en La Plata, espacio que la anterior mandataria nunca utilizó. En una señal poco saludable para la democracia, Vidal se había mudado a la base área de Morón. Además, había armado su oficina principal en Capital Federal.   

“Preguntó para qué estaban y ordenó sacarlas porque la policía tiene que estar para cuidar a la gente” reconstruyó un empleado provincial que fue testigo de la orden del gobernador, quien tiene la idea de vivir en suelo platense.