Esta mañana, el gobernador Axel Kicillof anunció que la Provincia implementará un paquete de asistencia para pymes y comercios en crisis, que incluye la creación de un “ATP bonaerense”; una línea especial para fondear a sectores de la producción que no accedieron a los créditos blandos de Nación, cambios al esquema impositivo y la creación de un fondo de transferencia directa a Municipios, con asignación específica a actividades afectadas.

Acorde a la complementación de los ATP nacionales, se informó que será destinado a los comercios pequeños que no superaron los requisitos para acceder a ese beneficio y de esta manera puedan contar con una herramienta para pagar los salarios de sus trabajadores.

"Son medidas para el apoyo, asistencia, acompañamiento y sostenimiento de la actividad productiva de la provincia de Buenos Aires. Medidas complementarias, adicionales y específicas en el marco del esfuerzo que está haciendo el gobierno nacional", explicó el gobernador en la transmisión en vivo de esta mañana.

En la conferencia estuvieron también el ministro de Producción, Augusto Costa, Ruiz Malez y por nación Paula Español y Matías Lammens.

“Este plan es resultado de una coordinación no solo con Nación, sino también con diferentes áreas del gobierno provincial. Nos acompañan más de 50 representantes de diferentes asociaciones de empresarios de la provincia de Buenos Aires”, aseguró Kicillof.

Después, el mandatario bonaerense aseguró que el proyecto “apunta a un universo inmenso de empresas que son el entramado productivo de la provincia” y que “estas medidas son pedidos o requisitos de muchos de los que hoy están acá”

El gobierno “está encaminado a acompañar y sostener durante esta etapa tan compleja, como la pandemia, absolutamente inesperada e inédita, que afectó fuertemente a la región y al país”, agregó el gobernador bonaerense.

La iniciativa es similar a la puesta marcha por el Gobierno nacional, pero será financiada con fondos de las arcas provinciales. A su vez, se llevará a cabo desde el Ministerio de Trabajo y la medida no reemplaza al plan vigente que financia la Nación. De hecho, será complementaria con el objetivo de ampliar el alcance de empresas y comercios.

Se estima que dentro de la provincia de Buenos Aires hay alrededor de 5 mil pymes y comerciantes con un número estimado de 20 mil trabajadores que no pudieron acceder al subsidio para pagar parte de sus obligaciones laborales.