El mandatario de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, envió la primera tanda de pliegos al Senado bonaerense para cubrir 40 cargos de jueces y defensores oficiales, y comenzar así a dar respuesta al reclamo de la Suprema Corte de Justicia por el retraso en las designaciones.

Se trata del primer envío de candidatos del actual gobierno a la Cámara alta, donde Juntos por el Cambio tiene mayoría, para promover la designación de jueces. Desde el Ejecutivo explicaron que la medida busca responder a la demanda del máximo tribunal bonaerense que el año pasado ya se había quejado por la demora en la cobertura de unas 207 vacantes en el poder judicial. También advirtieron que habrá más pliegos en los próximos meses.

Los postulantes enviados por Kicillof corresponden a los departamentos judiciales de San Martín, San Isidro, Mar del Plata, Lomas de Zamora, Morón, La Plata, La Matanza, Azul, Mercedes, Quilmes, Moreno-General Rodríguez, San Nicolás y Bahía Blanca.
Los cargos corresponden a Tribunales Orales en lo Criminal, Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal, Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial, Juzgado de Garantías, Juzgado en lo Correccional, Juzgado de Garantías del Joven, Juzgado de Responsabilidad Penal Juvenil, Juzgado Civil y Comercial, Juzgado Contencioso Administrativo, Juzgado de Familia, Juzgado de Paz Letrado, Defensor Oficial, Cuerpo de Magistrados Suplentes.

El dato es que, de los 40 pliegos ingresados, 21 corresponden a ternas aprobadas por el Consejo de la Magistratura en los años 2017, 2018 y 2019, pero que la ex gobernadora María Eugenia Vidal no envió al Senado. En el gobierno buscan allanar, de esta manera, el camino de la votación en una cámara donde la oposición controla 26 de las 46 bancas. Los 19 pliegos restantes corresponden a ternas votadas en diciembre del año pasado, ya con la nueva composición del Consejo.

El proceso de selección de jueces y juezas, fiscales, defensores y asesores comienza con el concurso en el Consejo de la Magistratura, que luego eleva una terna el Poder Ejecutivo. El gobernador elige un postulante y le pide “prestación de acuerdo” al Senado. Una vez que la cámara alta lo aprobó, el pliego vuelve al Ejecutivo que lo revisa y firma para su nombramiento. Recién entonces la Corte le toma juramento y lo pone en funciones.

Ahora comenzará la negociación en el Senado en busca de los acuerdos para designar a los candidatos propuestos por el gobernador. Desde la oposición todavía no sentaron postura.

Kicillof tuvo un fuerte contrapunto en septiembre del año pasado con Juntos por el Cambio cuando los senadores aprobaron, en soledad, los pliegos de 42 jueces, fiscales y defensores oficiales que habían sido promovidos por Vidal luego de perder las elecciones primarias de 2019.

Pese a que el mandatario había pedido la devolución de los pliegos para revisar nuevamente las ternas, la oposición impuso su mayoría y los votó. Kicillof entonces decidió no firmar las correspondientes designaciones, por lo que esos nombramientos aún no se efectivizaron. Desde el Ejecutivo indicaron que el proceso de revisión de esos postulantes aún continúa y podría haber novedades antes de fin de año.

Entre los cargos que se votaron en esa oportunidad estaban dos vacantes en el Tribunal de Casación Penal, la máxima instancia antes de la Suprema Corte de Justicia. Para esas sillas, Vidal había propuesto a Francisco Pont Vergés, secretario de Política Criminal de la Procuración, y a Ana Julia Biasotti, actual defensora de Casación. Ambos funcionarios eran respaldados por el procurador general Julio Conte Grand.