El mandatario de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, se reunirá este miércoles con intendentes del Conurbano y del Interior, y luego con el equipo de epidemiólogos que lo asesora, para definir la próxima etapa del aislamiento social, preventivo y obligatorio por el coronavirus que comienza el lunes que viene.

Ambos encuentros se desarrollarán esta tarde a través de una videoconferencia que Kicillof encabezará desde la sede gubernamental, en la ciudad de La Plata.

Paralelamente, los jefes de Gabinete bonaerense y porteño, Carlos Bianco y Felipe Miguel, respectivamente, mantendrán hoy una reunión.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y Kicillof intercambiaron entre el lunes y ayer mensajes con miras a la próxima etapa del aislamiento.

En La Plata reconocen que se planea comenzar a recorrer un camino hacia la "nueva normalidad" en los próximos 15 o 20 días, con mayores flexibilizaciones y aperturas de actividades.

"Esta semana puede haber algunas aperturas puntuales, pero seguiremos en el aislamiento social, preventivo y obligatorio. De consolidarse la tendencia que venimos observando, podemos apuntar en las próximas semanas a desandar el camino con mayores flexibilizaciones", explican desde el Ejecutivo provincial.

Ante el amesetamiento de los contagios en el Área Metropolitana Buenos Aires (AMABA), la idea que manejan en el entorno del gobernador es ingresar a un proceso de distanciamiento social y apertura de actividades comerciales y sociales, manteniendo los cuidados bajo estrictos protocolos.

Remarcan que las actividades que se permitirán aún no están definidas y que todo dependerá de la curva de contagios que se registren.