En conferencia de prensa, el gobernador Axel Kicillof anunció este lunes que la provincia de Buenos Aires logró un nivel de aceptación al canje de deuda en moneda extranjera con el 98 por ciento de los acreedores.

A partir del acuerdo de la restructuración por 7100 millones dólares, el Estado provincial tendrá un ahorro de 4600 millones de dólares hasta el 2027, podrá triplicar los plazos de repago y reducir las tasas de interés.

“A pesar de haber sido endeudada por otro gobierno, estamos honrando las deudas, pero no a costa de un ajuste en nuestro pueblo, representa un alivio fiscal y es acorde a nuestras capacidades de pago” sostuvo Kicillof. Con este acuerdo, el Estado provincial pagará 73 dólares por cada cien y la quita rondará el 23 por ciento.

Tras anunciar el acuerdo, el mandatario bonaerense cuestionó en duros términos al ciclo de endeudamiento de la gestión de Cambiemos. “Fue una saga de desastre lo que hicieron” afirmó y dijo que “el termómetro de la deuda externa lo hizo explotar Vidal en su gestión”.

El stock de deuda de la Provincia en moneda extranjera paso de 5.420 millones de dólares en 2015 a 9.134 millones en 2019, lo que representó un crecimiento del 68 por ciento. “Pareciera que en el marco de la campaña, quieren borrar con el codo lo que escribieron con la mano” sostuvo el gobernador en alusión a las últimas declaraciones de Vidal sobre la deuda. “Ella fue quien generó los problemas que hoy estamos resolviendo”.

Además, el mandatario expresó que el gobierno macrista “representó el ciclo de endeudamiento más ruinoso por su velocidad y por la composición en moneda extranjera”. Así lo corroboran los datos: en los 4 años de Cambiemos, se emitió deuda internacional por el doble de lo emitido en los 8 años anteriores: 2.700 millones de dólares entre 2008 y 2015, mientras que Vidal emitió 5.050 millones entre 2106 y 2019.

“Todavía tienen que explicar para que hicieron esto, cual fue la lógica, el beneficio. Participar de esa euforia de mercados en la que nos metió Macri fue lo que nos llevó a la ruina” apuntó Kicillof y responsabilizó a su antecesora por “hacer de la provincia de Buenos Aires cómplice y participe de un festival de deuda externa que no le sirvió para nada”.