En conferencia de prensa junto a la Directora General de Cultura y Educación, Agustina Vila, el gobernador Axel Kicillof detalló que esta mañana regresaron a las aulas de la provincia de Buenos Aires un total de 1.100.000 alumnos. Los mismos tuvieron trayectorias discontinuas o en proceso el año pasado por la pandemia de coronavirus, y el objetivo es que puedan recuperar contenidos.

“Hoy empezaron las clases con presencialidad de 1.100.000 estudiantes que se llevaron una materia o que tienen que reforzar algún contenido”, explicó el mandatario bonaerense. Asimismo, se espera que 4.150.000 alumnos de nivel incial, primario y secundario lo hagan a partir del 1 de marzo.

El gobernador Kicillof planteó que mientras la Ciudad de Buenos Aires tiene 600 mil estudiantes, en la provincia entre el 1° y el 8 de marzo “volverán a la presencialidad cuidada y segura 4.150.000 alumnos y alumnas de inicial, primaria y secundaria”.

“En todo CABA hay 3 millones de personas. Sólo los alumnos de la provincia son más que toda la población porteña”, añadió.

Kicillof expuso que, desde el Ejecutivo bonaerense, se trabajó para que el retorno a las aulas se lleve a cabo “con responsabilidad y sin marketing”, con el objetivo de “asegurarle a este universo tan amplio que trabajamos desde octubre en el protocolo elaborado con trabajadores de la educación, especialistas, expertos en salud, gremios y directivos para tener presencialidad cuidada”.

Por su parte, la directora general de Cultura y Educación Agustina Vila contó que este miércoles "comienza en la provincia de Buenos Aires el proceso de intensificación de saberes para quienes en diciembre recibieron su registro de trayectorias y se encuentran con tayectorias discontinuas o en proceso".

"De esta forma, hoy son un millón cien mil chicos y chicas de la Provincia de nivel primario y secundario que comienzan a participar en las escuelas respetando los protocolos definidos", añadió la funcionaria bonaerense.

Al tiempo que detalló el protocolo implementado para la vuelta a las aulas: "El uso de barbijo de forma permanente, la ventilación adecuada, la limpieza frecuente y, sobre todo, la distancia social entre estudiantes y con los docentes”.

Por último, Vila señaló que “Hemos trabajado para la puesta a punto de las escuelas y para la subdivisión de los grupos en los casos en que sea necesario, adoptando una modalidad combinada de alternancia semanal”.