Desde la Universidad Nacional de Lanús, donde funciona un centro de vacunación, el gobernador Axel Kicillof encabezó un acto junto al presidente de la Nación, Alberto Fernández, por haber alcanzado el primer millón de vacunados en la provincia de Buenos Aires.

“Es algo inmenso para nuestra ciudadanía, es emocionante. Fue producto de un esfuerzo enorme. Hoy estamos en Lanús, en esa universidad que muchos decían que no servían para nada y no tenían que abrir. Si algo evoca, es la ignorancia quienes deploraron contra las universidades del conurbano” fueron las primeras palabras del discurso de Kicillof.  

A continuación, el gobernador puso en números el plan de vacunación que se desarrolla en la Provincia. “Tenemos 17 millones de habitantes. Llegando a vacunar a dos millones y medio de bonaerenses, estaremos cubriendo el primer objetivo de darle cobertura a la población de mayor riesgo” afirmó y agregó: “Estamos cerca. Le hemos ganado el primer tiempo a la enfermedad”. No obstante, el gobernador advirtió que “cuando eso pase, no habremos detenido la propagación del virus, pero reduciremos la cantidad de internados y fallecidos”.

Por otra parte, el gobernador bonaerense resaltó el carácter público, gratuito y optativa de plan de vacunación. “Que sea pública quiere decir que el Estado Nacional consigue las dosis y se administran desde el sistema de salud, se genera igualdad. No está primero él que más plata tiene o posee determinada prepaga”.

Y arremetió contra un sector del macrismo que propone la venta de las vacunas. “Escuché voces que piden la privatización de la vacuna, es deplorable, también quieren que se puedan vender, lo que implica que muchos quedarían afuera” y detalló que las vacunas hoy cuestan entre 20 y 35 dólares.

Por último, Kicillof se refirió a los trabajadores que se desempeñan en los centros de vacunación. “Cuando caminas por acá, ves la entrega, la solidaridad y el amor que le ponen los trabajadores. Porque la idea del Estado es a veces hostil, hemos logrado poner lo mejor, que es la solidaridad y el amor por el otro” concluyó.