El mandatario de la provincia de Buenos Aires, aseveró este martes  que su administración decidió generar "una cuarentena muy estricta en Villa Azul", que abarca zonas de Quilmes y Avellaneda, después de "ver lo ocurrido en la (ex villa) 31 y en la 1.11.14" de la ciudad de Buenos Aires con el coronavirus, y aclaró que no se trata de un operativo de seguridad sino de uno sanitario.

"No es un operativo de seguridad sino de salud y de desarrollo social", que incluyó la entrega de alimentos y artículos de limpieza para abastecer a la población de este barrio, precisó el mandatario provincial, en declaraciones a radio Metro.

Los 5.000 habitantes de Villa Azul, en el sur del conurbano bonaerense, entraron en un estricto aislamiento por 15 días tras haberse detectado 85 casos positivos de coronavirus.

En ese sentido, el gobernador expuso que aún se aguardan los resultados de otros vecinos del lugar a quienes se les realizaron análisis y explicó que se dispuso "un fuerte aislamiento y test para encontrar a quienes están con la enfermedad".

"Cuando aparezca un brote, ya sea en un barrio cerrado o en un edificio, se hará una cuarentena comunitaria", dijo el gobernador en la entrevista y aclaró que el aislamiento "no es exclusivo de los barrios populares" sino que apunta a controlar los riesgos de contagio.

Kicillof remarcó que "cuando hay mucha concentración del virus y mucho riesgo de contagios, la idea es cuidar mejor posible a la gente", y señaló que su gestión trabaja para "cuidar a la comunidad donde hay mucho intercambio porque está en juego la vida".

"No sé con qué lógica se puede pensar en una flexibilización en momentos en los que se están quintuplicando los contagios", evaluó el mandatario y reiteró que "la cuarentena es la única vacuna que hay" para luchar contra el Covid-19.

Por otro lado, reconoció que aunque no existe una "decisión perfecta que deje satisfechos a todos en momentos como este", se deben buscar "equilibrios tratando de cuidar a la gente".

Luego, evitó polemizar con su antecesora María Eugenia Vidal, pero puso de relieve que su deber es "contar cómo estaba el sistema de salud porque sino parece que la situación tiene que ver con este gobierno, cuando nosotros lo estamos poniendo en movimiento desde el primer día que asumimos".

"El sistema de salud tuvo un deterioro estructural durante mucho tiempo, pero en los últimos 4 años hubo un abandono que fue tan explícito que se hacía casi campaña con que no se iban a construir nuevos hospitales", apuntó Kicillof.

Finalmente, remarcó que el gobierno argentino "es uno de los que más rápidamente y con más amplitud actuó para sostener un ingreso pasando esta etapa con asistencia del Estado" en momentos en que la pandemia "está haciendo estragos económicos en el mundo".