Tras una larga jornada de debate y negociaciones, la Legislatura bonaerense finalmente sancionó la Ley Impositiva para el año 2020. Para que la oposición acompañe la iniciativa, el Frente de Todos tuvo que ceder ante las modificaciones solicitadas por Juntos por el Cambio, donde tiene mayoría en el Senado.

En las negociaciones, el bloque opositor puso dos condiciones sumamente polémicas para acompañar la iniciativa. Una fue la reducción en un 50 por ciento en el impuesto sobre las cargas y descargas en las terminales portuarias en la Provincia. Una medida solicitada por las grandes cerealeras y aceiteras que obtuvieron ganancias siderales durante estos cuatro años.

Por otra parte, otro cambio pedido por Cambiemos se realizó a medida de los intereses del grupo Clarín: la alícuota para la televisación por cable pasó del 3 al 2 por ciento.

Tras la aprobación, el gobernador cargó duro contra el bloque de María Eugenia Vidal. “Nos acusaron de querer hacer un "impuestazo", nos acusaron de perjudicar a los sectores medios, nos acusaron de no buscar el consenso. Pero ahora vemos que la cuestión era otra: defender a sectores corporativos, concentrados y a las grandes fortunas” publicó en sus redes Kicillof.

Y explicó los motivos sobre la aceptación del oficialismo a las modificaciones de la oposición. “En la Cámara de Diputados se votó para que el proyecto se apruebe igual, con las modificaciones de la oposición, porque lo fundamental era que la Provincia tuviera su ley” agregó el gobernador.

A pesar de los cambios introducidos, el gobierno bonaerense contará con una ley fiscal que le permitirá contar con los recursos necesarios para atender las emergencias que atraviesa la Provincia.