En un rapto de exageración y cierta demagogia tras el acuerdo con Carlos Reutemann, Mauricio Macri, reivindicó en las últimas horas "cien por cien las banderas del justicialismo".

"Yo reivindico cien por cien las banderas del justicialismo, que justamente se basan en la búsqueda de la justicia social, la igualdad de oportunidades, el ascenso social. Lo que no reivindico es lo que hizo el PJ en estos últimos 25 años", señaló Macri.

Como contrapartida, el diputado kirchnerista Carlos Kunkel, recordó a Macri sus "contratos" con el ex intendente menemista de Morón Juan Carlos Rousselot que derivaron en casos de corrupción y le aconsejó que "se afilie y compita en la interna del PJ".

En 1990, en nombre del grupo empresario Socma, presidido por su padre Franco, Macri estuvo ligado a un escándalo que involucró al entonces intendente de Morón.

El hipermenemista Rousselot fue destituido después de adjudicar un plan de cloacas a Socma, de acuerdo con un convenio firmado con Mauricio Macri.

Rousselot volvió a la intendencia en 1991, fue reelecto en 1995 y así pudo insistir en el plan de cloacas. Macri fue un gran admirador de esa etapa menemista donde se definió el proceso de concentración económica y uno de los períodos de mayor corrupción del país.

Para finalizar, kunkel también se acordó del ex piloto de F1: "Si Reutemann quiere actuar como peronista tiene sujetarse a las internas en el PJ, pero si va en alianza con Macri, se va él, nadie lo echa del peronismo", advirtió.