Tras la masacre en la Comisaría de Esteban Echeverría, ocurrida en noviembre del año pasado y donde murieron 10 personas que se encontraban hacinadas, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) le exigió al gobierno de María Eugenia Vidal que tome “medidas urgentes” en 15 comisarías bonaerenses por las “condiciones inhumanas de detención”.

Según el organismo internacional, los detenidos allí alojados corren riesgo de vida y peligra su integridad física. El reclamo de la CIDH a las autoridades provinciales se conoció luego de validar la denuncia realizada por la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) y el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

Tras analizar las pruebas recibidas, la CIDH detallo que existe “una crisis estructural del sistema penitenciario” que se caracteriza por las “desmedidas tasas de prisionización, hacinamiento y condiciones inhumanas de detención”.

En noviembre del año pasado, la Comisión Provincial por la Memoria denunció en su informe anual las cifras de sobrepoblación en el sistema carcelario: 45 mil personas detenidas, con un 91% de sobrepoblación en cárceles y 197% en Comisarías. Los números de la gobernadora Vidal superan el récord en hacinamiento de la gestión del ex mandatario Carlos Ruckauf, conocido por sus políticas de “mano dura”.