Axel Kicillof negó rotundamente que su esposa, Soledad Quereilhac, le haya ofrecido una vacuna contra el coronavirus de forma irregular a la escritora Beatriz Sarlo y,en cambio, aclaró que lo que ocurrió, como en su momento se conoció públicamente, es que se la invitó a participar de una acción colectiva de concientización que pretendía contrarrestar la campaña de desprestigio hacia la vacuna Sputnik V que impulsaban, en enero, dirigentes de la oposición y algunos medios.

"Mi esposa no ofrece vacunas, no se vacunó nadie de mi familia. Lo que titulan algunos medios es mentira y una campaña horrible y de odio hacia mi familia", cuestionó el mandatario en declaraciones a TN.

El gobernador provincial detalló que después de participar de un acto con el presidente Alberto Fernández vio "que había títulos que decían que a Sarlo se le ofreció una vacuna por abajo de la mesa: es una campaña de desprestigio a mi esposa, porque nadie ofreció eso".

Recordó que, en enero, en Villa Gesell anunció el inicio de una campaña denominada "Yo pongo el hombro" para sumar personalidades que se vacunarían en público para transmitir confianza a la sociedad y contrarrestar "el desprestigio a la vacuna que impulsaba una parte de la oposición".

"Lo anuncie en una conferencia. Fue bien pública y dije que destinaría 100 vacunas porque la idea era que se vacunaran para terminar con ese tremendo trabajo de desprestigio", subrayó.

Y detalló que en aquel momento, con la idea de motorizar la iniciativa, se realizó el contacto: "(Se contactó) al director de la editorial en la que se publican mis libros (por editorial Siglo XXI) y el editor (Carlos Díaz) le mandó un mail a Sarlo para invitarla a la campaña, porque es conocida y opuesta al gobierno".

"No fue mi esposa la que contactó a Sarlo porque no es su amiga. No le ofrecieron algo turbio ni por debajo de la mesa", puntualizó y luego aseguró que aquella campaña de concientización finalmente no se concretó, ya que la revista científica británica The Lancet publicó los resultados de los ensayos clínicos de la vacuna.

Y insistió: "Suspendimos la campaña de gente reconocida cuando el artículo de The Lancet hizo de goma el argumento antivacuna contra la Sputnik V. La campaña antivacuna fracasó, pero tuvimos que darle disputa".

"La campaña se politizó y por eso la idea de vacunar gente reconocida. Pero me llama la atención que termine en una canallada contra mi esposa", repudió el gobernador.

Y le dejó un mensaje a Sarlo: "El malentendido lo generó ella. Cada minuto que no abre la boca, la gente cree que fue mi esposa, acusan a mi familia de algo que no. Mi esposa no ofrece vacunas. Sarlo tiene derecho a decir que no quiere vacunarse, pero no de embarrar a nadie".

Axel Kicillof on Twitter
Axel Kicillof on Twitter
Axel Kicillof on Twitter
Axel Kicillof on Twitter
Axel Kicillof on Twitter
Axel Kicillof on Twitter

Fuente: Política Argentina