De ese modo quedó firme el fallo que declara la nulidad del decreto que estableció el aumento en las boletas del servicio de agua y que ordena devolver en futuras facturaciones las sumas abonadas por los usuarios.

La resolución de la Corte Suprema bonaerense fue adoptada por mayoría, con el voto en disidencia de Eduardo de Lázzari.

Asi, puso fin a una larga controversia legal luego que Aguas Bonaerenses Sociedad Anónima (ABSA) dispusiera un aumento de hasta el 180 por ciento que motivó la presentación de un recurso de amparo avalado en primera instancia por la Justicia en lo Contencioso Administrativo de La Plata, aunque después un fallo de Cámara dejó firme el "tarifazo".

En ese marco, el máximo tribuanl de la Provincia tuvo una primera intervención ratificando el fallo de primera instancia. Por eso, el Ejecutivo provincial a través de la Fiscalía de Estado presentó un recurso federal para que la controversia pase a órbita de la Corte Suprema de Nación, que ahora fue rechazado por el máximo tribunal bonaerense.

En la resolución, la Justicia rechazó la petición del Ejecutivo al considerar "que las cuestiones resueltas en el pronunciamiento en embate se relacionan con el derecho local, son de apreciación exclusiva y propia de este Tribunal y por lo tanto ajenas a la instancia extraordinaria".