“Este irreparable hecho de violencia no es aislado, sino que refleja el accionar de la Metropolitana, que está muy lejos de ser una nueva fuerza moderna y eficiente”, expresó la central sindical en un comunicado de prensa, y recordó que "entre 2011 y 2015 se registraron 28 muertes a mano de efectivos policiales de esa ciudad”.

Cabello recibió tres disparos en la vereda de su casa del barrio de La Boca, frente a su esposa y su hija de dos años, y permanece internado en grave estado en el Hospital Argerich.

"Se está ante una nueva víctima de gatillo fácil y la vida de Lucas hoy pende de un hilo. Ya son irreversibles las secuelas que provocan la herida en la médula, impidiendo que pueda recobrar la movilidad del brazo y las piernas", detalló el texto.

La CTA bonaerense cuestionó los dichos de Vidal por haber “intentado convertir a la víctima en victimario, en un supuesto hecho de violencia de género y provocando mayor dolor aún en la familia de Lucas Cabello, que tuvo que desmentir públicamente la versión de la cuasi gobernadora, declarando la realidad del nuevo caso de gatillo fácil producido”.

La madre de Cabello había pedido a la gobernador electa que “se rectifique” por haber dicho que se trató de un caso de violencia de género.

“Me parecieron indignantes sus declaraciones”, expresó la mujer en una carta pública en la que agregó: “Como madre y como mujer, no puedo aceptar sus palabras; por eso, es que exijo que se rectifique, que pida perdón, y que diga la verdad sobre lo que pasó con mi hijo”.