El jefe comunal de Pinamar, Martín Yeza, lamentó el continuo descontrol que se registra en la ciudad y culpó por la situación que se le fue de las manos a "las nuevas restricciones" para frenar la pandemia.

Lo insólito de las afirmaciones vertidas por el intendente de Pinamar, radica, en que su gobierno no se vio obligado a aplicar las restricciones ya que éstas son optativas.

Yeza, en diálogo con Radio Mitre,afirmó que Pinamar se encontraba "en una situación más o menos manejable hasta que empezaron las nuevas restricciones". Luego, lamentó que los jóvenes no hagan caso a las advertencias.

"Veníamos en una situación más o menos manejable hasta que empezaron las nuevas restricciones y se fue haciendo más complejo", evaluó el jefe comunal. Sobre ello, puntualizó que este sábado "de hecho, se armó la fiesta más grande en el espacio público y de día".

"Para la Policía es una relación muy asimétrica; tenés que detener a 3000 o 3500 personas", apuntó el intendente, uno de los referentes del PRO en provincia de Buenos Aires.

Yeza reconociò que en su distrito la situación es caótica desde el comienzo mismo de la temporada y contó que , por la noche, se realizaron 30 inspecciones para evitar fiestas clandestinas y se desarticuló una en el límite del distrito.

 El intendente de Pinamar, narró que su ciudad cuenta con un "mayor índice de ocupación" que las otras urbes costeras y que en este momento hay "210 casos activos" de Covid-19, la mitad de los cuales son vecinos, y el resto corresponde a turistas.