La devaluación de la moneda, que arrancó el año cotizando $18 y que terminó cerca de los $40, causó un fuerte impacto en las cuentas bonaerenses. El stock de deuda informado al 30 de junio de este año es de 382.710 millones de pesos, equivalentes a 13.265.5 millones de dólares, a una cotización de 28.85.

En marzo, tres meses antes, trepaba a 271.471 millones de pesos, con casi idéntica cantidad de dólares: 13.472.5 millones de billetes verdes, a una cotización de 20.15.

Estos datos marcan que en sólo tres meses el pasivo provincial se disparó en 111 mil millones de pesos, sin que se haya tomado más deuda y a pesar de que se pagaron en ese trimestre más de 12 mil millones entre intereses y amortización de capital.

Se esta manera, cuando se publiquen los datos pertenecientes a septiembre -mes en el que el dólar llegó a superar los $40- es probable que el stock llegue al monto aproximado de 450 millones de pesos.