Luego del acuerdo entre la UCR y el PRO y, antes, con el pedido de varios referentes comunales de la Provincia, a la dirigencia radical, para que se permitiera la autonomía de decisión en el microcosmos político municipal, ya se vislumbraban las fugas, los pases y las decisiones a contramano entre la dirigencia nacional y las bases del centenario partido.

Margarita Stolbizer ya no pertenece a la UCR, pero su nuevo partido, el GEN, y sus votantes, muchos de ellos ex radicales, se vieron interpelados por ese mismo acuerdo entre la Unión Cívica Radical y el PRO.

Interpelados a decidir entre sumar fuerzas para vislumbrar alguna posibilidad de conseguir gestionar el Estado (Nacional, Provincial o Municipal) en lo inmediato, o mantenerse firmes en sus convicciones ideológicas y políticas.

Es así que, tras el acuerdo nacional entre ambas fuerzas, el GEN comenzó a perder gran parte de su poder territorial en el Conurbano.

De los diez concejales que tenía en la Primera Sección, ya hay cuatro que abandonaron el espacio por acuerdos territoriales con el PRO, mientras hay dudas sobre el futuro de otros dos hombres.

Por su parte, en la Tercera sección electoral, ya rompió un concejal de Lanús y hay amenazas de un efecto cascada en Lomas de Zamora, y otros distritos con menos gravitación electoral.

Las fugas las capitaliza mayormente el PRO de Mauricio Macri, que ofrece más posibilidades de continuar en el poder que la boleta de Stolbizer. Así, Margarita va quedando con la banca del Socialismo de Hermes Binner como su principal apoyo en la provincia.

El más emblemático es el caso de Morón, en el que, en la apertura de las sesiones ordinarias, dos de sus concejales, Analía Zapulla y Hugo Legramanti, anunciaron que conformarán un nuevo bloque llamado “Convergencia Ética Moronense”, y se estima que jugarán con la candidatura del macrista, y esposo de Maria Eugenia Vidal, Ramiro Tagliaferro.

Por su parte, en Tres de Febrero, lo mismo hicieron Federico Ferreyra y Claudia Mormont, aunque todavía no llegaron a renombrar su bloque. Pero se preparan a pelear contra Hugo Curto desde otra estructura, que no sería el GEN.

Esta tendencia en crecimiento es un cachetazo a las aspiraciones presidenciales de Margarita, ya que lejos de capitalizar fuerzas, son un indicio de su debilidad territorial como candidata. Es así que ve licuarse su poder territorial y, si no logra una buena performance en octubre, puede quedarse prácticamente sin diputados, concejales, ni caja.

Aparentemente no habría caído de lo mejor entre la dirigencia provincial su decisión de jugarse a la Presidencia de la Nación. Es que los números en Provincia la acompañaban, asegurándole la contención de los dirigentes de su partido, y la posibilidad de la incorporación de ajenos.

Los casos se siguen sucediendo y las amenazas llegan de General Rodríguez y Campana. Los concejales Eduardo Rodríguez y Mariano Raineri “están viendo qué hacer”, comentan las fuentes partidarias.

En Lomas de Zamora, está muy dudoso el futuro de Luis Figuerón, aunque allí trabaja el diputado provincial Marcelo Diaz, que intentará contenerlo.

En Lanús ya se produjo la ruptura. Néstor Grindetti sumó al concejal por la UCR Emiliano Bursese y el concejal Oscar López por el GEN, para conformar un interbloque legislativo con el PRO integrado por los concejales Jorge Schiavone, Martín Medina y Marcelo Rivas.

Y, por último, en la Cuarta Sección, los intendentes Sergio Buil y Enrique Tkacik también se alejaron del espacio para sumarse a las filas del macrismo.