La Iglesia católica cruzó a la gobernadora macrista María Eugenia Vidal por habilitar las apuestas on line y ampliar la franja horaria de venta de bebidas alcohólicas en la provincia de Buenos Aires. “Cada casa puede ser un casino”, aseguraron. 

El duro documento fue firmado por la Comisión Nacional de Pastoral de Adicciones y Drogadependencia, que coordina el padre José María “Pepe” Di Paola, y que depende de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), de Oscar Ojea.

“Cualquier joven desde el celular podrá estar en línea con la enorme oferta que presenta el juego on line, la población de alta vulnerabilidad en la que vivimos recibirá mensajes ambiguos y peligrosos”, aseguraron. "El Estado ofrece timba como posible solución a su vida”, describieron. 

“Sabemos por experiencia el dolor que causa en la familia cuando el juego se torna peligroso. Esto supone que todo aquel que está bancarizado, aunque sea por las asistencias sociales, sería un posible jugador”, advirtieron.