Tras ser derrotado en las elecciones municipales de Quilmes por la candidata del Frente de Todos, Mayra Mendoza, el intendente quilmeño de Cambiemos, Martiniano Molina, brindó una arenga a sus militantes y se despidió curiosamente cantando el “vamos a volver” que identificó al kirchnerismo durante estos cuatro años de macrismo.

Tras asegurar que deja “una ciudad mucho mejor de la que encontramos hace cuatro años”, Molina arengó: “Y si quieren también pueden cantar una linda canción que dice así: ¡Oh vamos a volver, a volver, a volver, vamos a volver!”. Algunos lo siguieron y otros lo miraron con caras de asombro.

Molina se quedó este domingo con el 43 por ciento de los votos frente al 49 de Mendoza y no pudo lograr la reelección.