"Vidal no estaba cómoda en la provincia de Buenos Aires. Creo que ahora se siente feliz en lo personal", aseguró el dirigente macrista Emilio Monzó, que forma parte del armado del macrismo en el distrito más poblado del país. Las palabras se leyeron como una filosa ironía sobre Vidal, quien no disfrutó su paso por Buenos Aires. "Me imaginaba a Vidal volviendo a la Ciudad", agregó en una entrevista radial. 

Además, Monzó volvió a pedir el final de la grieta, aunque no dijo nada sobre los discursos violentos de muchos candidatos de Juntos: "El país no resiste más esta polarización improductiva", aclaró. Y siguió: "No me siento para nada solo en Juntos por el Cambio. La mayor cantidad de dirigentes políticos del espacio opinan como yo". De Fernando Iglesias no dijo nada...

En ese sentido, rechazó las afirmaciones temerarias de muchos compañeros de ruta: "Acá no vamos a Argenzuela ni nada eso. No alimentemos ni el temor ni el miedo. Estamos lejos de esas cosas".