La posible venta del espacio que ocupa el Hipódromo de San Isidro desató una batalla legal que podría leerse como parte del enfrentamiento entre el ex renovador Gustavo Posse y Sergio Massa.

Es que Gustavo Posse tiene una oposición férrea en su propio distrito, que tiene como protagonistas a la familia de la mujer de Sergio Massa.

El objetivo de Posse era desarrollar negocios inmobiliarios en el espacio que, actualmente, se encuentra ocupado por el Hipódromo de San Isidro.

Contra ese viene oponiéndose el Frente Renovador. La concejal massista, Marcela Durrieu, suegra de Massa, había sido quien se puso a la cabeza de la negativa a vender y perder el espacio verde.

Al respecto de la decisión del Juez en lo Contencioso Administrativo, José Abelardo Servín, expresó Durrieu: "Este ejemplar fallo judicial es un triunfo de San Isidro. De los vecinos que firmaron, que se movilizaron y que reclaman por cuidar nuestro lugar de la voracidad inmobiliaria y el descuido del Intendente Posse".

Otro que salió a criticar el intento de Posse fue el senador provincial Sebastián Galmarini, hijo de Durrieu: "A diferencia de Massa, que cuando era intendente trabajó en frenar el mega emprendimiento de Colony Park en defensa del Delta, Posse parece no estar comprometido con el cuidado del lugar que muchos elegimos para vivir”.

En ese sentido, agregó: “Esperamos que avance en el Senado el proyecto que presenté para declarar al Hipódromo Espacio Verde de Interés Provincial, para resguardar la reserva natural urbana más importante de San Isidro y preservar la calidad de vida de los vecinos, porque está claro que no queremos que ser una comuna más de la Capital Federal".

Vale recordar que el intendente Posse pretende modificar, mediante la Ordenanza 8745/144, el Código de Ordenamiento Urbano (COU) para favorecer la construcción de torres en el Hipódromo.

La concejala Marcela Durrieu, del Frente Renovador, solicitó un medida cautelar que la Justicia aprobó supendiendo dicha Ordenanza. La respuesta del municipio fue pedir el levantamiento de la medida cautelar pero el Juzgado en lo Contencioso Administrativo 1 de San Isidro, a cargo del juez Servin, dictó sentencia rechazando ese pedido.

El fallo de la Justicia afirma que "no habiéndose modificado las circunstancias de hecho y toda vez que de la inspección ocular realizada en autos, no incorpora elemento alguno que permita apreciar un cambio de las condiciones tenidas en cuenta al decretar la resolución cautelar de fs. 924/931, es que el rechazo del planteo de la comuna accionada se impone".

La Ordenanza 8745/144, tampoco "obtuvo el procedimiento legal previsto en el Decreto-Ley 8912/77 que prescribe que todo proyecto tendiente a la reestructuración de centros urbanos debe ser aprobado por el Poder Ejecutivo provincial", sostiene el fallo.