Acorde a los lineamientos de la iniciativa, se propone actualizar los valores de los impuestos del año pasado teniendo en cuenta la inflación de 2019, que toma como referencia el 54.6 por ciento. La versión del oficialismo es que no se incrementa la presión impositiva en términos reales.

De esa manera, el proyecto de Ley Impositiva 2020 se propone actualizar los valores de los impuestos del año pasado tomando en cuenta la inflación de 2019 (estimada por privados en 54,6%). Es decir, el proyecto no incrementa la presión impositiva en promedio en términos reales, sostuvieron desde calle 6.

En el caso del impuesto a los Ingresos Brutos, se mantiene la alícuota vigente, tal como autorizó el Gobierno nacional al suspender la aplicación del Consenso Fiscal. En el caso del Impuesto Inmobiliario Rural y Urbano, en promedio, la actualización está por debajo de la tasa de inflación.

Acorde al comunicado del ejecutivo, se incorporó un “criterio progresivo: las propiedades de menor valuación fiscal pagarán un incremento menor a la inflación proyectada (aquellos más chicos tendrán un incremento del impuesto de tan solo el 15% respecto al año pasado).

Con respecto al Impuesto sobre los Ingresos Brutos, la alícuota para la explotación de salas de bingo y máquinas tragamonedas y el servicio de juegos de azar y apuestas online proyecta un aumento del 15 por ciento.

Por otra parte, la ley impositiva propone la aprobación del acuerdo firmado el pasado 17 de diciembre entre el presidente, Alberto Fernández, y los gobernadores que suspende el consenso fiscal firmado en 2017 por el ex Jefe de Estado, Mauricio Macri y las provincias.

Para aprobar la iniciativa, el oficialismo deberá consensuar modificaciones con el bloque de Cambiemos, ya que en el Senado posee 26 integrantes, mientras que el Frente de Todos alcanza las 20 bancas. En la última votación del paquete de Emergencias, el proyecto pudo ser aprobado producto del acompañamiento de la oposición que incluyó una serie de cambios al expediente original.