Mientras la gobernadora María Eugenia Vidal presentaba en Vicente López (una vez más esquivó la capital provincial para evitar protestas en su contra) el balance de los 4 años de su gestión, donde afirmó que al gobierno entrante “le deja una caja de 25 mil millones de pesos”, integrantes del directorio del Banco Provincia, en representación de la oposición, le salieron al cruce y tildaron su discurso de “marketinero” y “mentiroso”.

Sucede que la Gobernadora intenta buscar vericuetos para no pagar un bono de 4.200 millones de pesos que vencen este viernes 6 de diciembre y que está en manos de la banca pública bonaerense.

“¿Y si tiene 25 mil millones por qué quiere manotear de forma ilegal y a través del Directorio, el patrimonio del @BAProvincia con un canje de títulos de deuda de la PCIA de Buenos Aires de más de 4 mil millones que vence el 6 de diciembre?” sostuvo Juliana Di Tullio, una de las directoras del Banco Provincia electas por la oposición.

En total son 4.259.606 pesos, más cerca de mil millones en intereses, que el Tesoro tiene que entregarle al Banco Provincia antes de viernes, a riesgo de ser declarado en cesación de pagos. Son recursos que el gobierno hoy no posee y por eso quiere vaciar el patrimonio del Banco Público que en los últimos años estuvo al servicio de la timba financiera. En caso de no pagar, la provincia entraría en riesgo de default.

La crítica situación viene siendo denunciada por la Comisión Gremial de los trabajadores del banco. “El 6 de diciembre vence el bono de $4.259.606.000 que el Gobierno bonaerense emitió para “compensar” la transferencia de fondos que le acreditó ANSES al banco y que “la gobernación desvió y malversó para afectarlos a otros fines, de los cuales hasta la fecha no hay paradero”.

En el comunicado exponen la gravedad de la cuestión y hablan de presiones violentas: “Luego de fracasar en el intento de conseguir fondeo para cumplir con el compromiso, la gobernadora presionó violentamente al directorio para que aceptara un canje de los títulos por otro emitido con vencimiento 6 de septiembre de 2020, mediante una carta que el actual ministro de Economía provincial le remitiera a Curutchet”.