La iniciativa, impulsada por los bloques de la oposición, propone una serie de medidas paliativas para uno de los sectores productivos más castigados por las políticas de Cambiemos. Entre ellas, se destacan una rebaja de la alícuota de Ingresos Brutos en un 50% y en los impuestos de sello e inmobiliario, además de la creación de una Tarifa Pyme con un subsidio del 50% para los servicios públicos.

“La Pyme está inserta en un entramado social. Cuando cierra una Pyme no solo quedan sin empleo los trabajadores, sino que cierran los negocios del barrio. En la pinturería donde compramos. El almacén donde van nuestros trabajadores” describió Daniel Moreira, representante del Frente Productivo. Y atribuyó la situación al “plan económico del gobierno que destruye el mercado interno, donde nuestro sector de desarrolla”.

La presentación de la emergencia contó con el respaldo de los distintos bloques opositores. De hecho, se unificaron dos proyectos de los diputados Cesar Vacilenti, de Unidad Ciudadana, y Pablo Garate del Frente Renovador.

Acorde al trámite legislativo, la normativa tendrá que pasar por las comisiones de Producción, Presupuesto y Legislación General antes de llegar al recinto. Su avance no será sencillo. Cambiemos controla la mayoría de cada una de ellas. 

 

“No está bueno pedir una emergencia porque habla de lo mal que la estamos pasando” expresó Ariel Aguilar, de la agrupación José Bel Gelbard, quien indicó que “la caída del consumo llega al 30 por ciento. La emergencia es un paliativo a la coyuntura”.

Además de la caída del consumo del mercado interno, los pequeños y medianos empresarios se refirieron al impacto del aumento de las tarifas en el sector. “No se puede vivir con tarifas energéticas dolarizada porque el estado lo que hace es garantizarles más ganancias a las empresas eléctricas” expresó el vicepresidente de industriales Pymes argentinas, Marco Meloni.

Los representantes de las Pymes bonaerenses también apuntaron contra la apertura indiscriminada de importaciones como una de las causas de la crisis que atraviesa el sector. “En dos años, las importaciones subieron un 100 por ciento. Son productos terminados que antes hacíamos nosotros. Nos están llevando a una primarización de la economía” sostuvieron.    

En nuestro país el 95 por ciento de las empresas son Pymes, de las cuales un 35 por ciento operan dentro de la provincia de Buenos Aires. En números concretos, son unos 100 mil establecimientos que generan el 80% de las fuentes laborales del ámbito privado. “La emergencia Pyme es un problema de toda la sociedad, porque proveemos trabajo. Trabajadores y Pymes estamos en el mismo lugar. Son democratizadoras de la economía” afirmó el representante de la Central de Entidades Empresarias Nacionales, Juan Ciolli.