Gracias a los programas del gobierno bonaerense de Acceso a la Justicia, Asistencia a la Víctima y Rescate y Acompañamiento de víctimas del delito de Trata con fines de explotación sexual y laboral, la provincia de Buenos Aires asistió a más de 10.000 de estos casos durante los primeros nueve meses de la pandemia de coronavirus.

Con el informe que presentó la directora provincial de Acceso a la Justicia y Asistencia a la Víctima, Lucía Iañez, se conoció que 7.865 casos fueron canalizados a través de los Centros de Acceso a la Justicia (CAJUS), 1.768 por los Centros de Protección de los Derechos de las Víctimas (CPV), y los restantes 369 por el Programa TRATA.

"El Acceso a la Justicia no se encuentra satisfecho con la sola posibilidad de acceso a la instancia judicial, sino que se requiere que la tutela judicial o administrativa de los derechos resulte efectiva, oportuna y que permita resolver definitivamente las problemáticas de las personas", destacó Iañez.

En ese sentido, la directora provincial señaló que la nueva red de 22 CAJUS está destinada "a acercar el Estado a la ciudadanía y garantizar el acceso directo de los sectores vulnerables a sus derechos, con una clara perspectiva de género".

Así, de los 7.865 casos que atendieron, 3.978 correspondieron a garantizar el servicio de justicia y 3.890 para solicitar el acceso a derechos humanos fundamentales que tutelan otros organismos del Estado provincial y nacional, y demandan una gestión multiagencial como casos de violencias; atención psicosocial; soluciones habitacionales; laborales; de documentación y de salud.

El informe destaca que el 58% de las personas asistidas por acceso a derechos son mujeres, mientras que el 42,% son hombres.

Desde el CPV y los CAJUS se registraron 1.768 consultas y se establecieron 1.031 demandas, que fueron acompañadas por equipos de psicólogos, trabajadores sociales, abogados y personal administrativo.

Se explicó que la mayor cantidad de casos atendidos están vinculados a delitos de abuso sexual infantil, casos vinculados a violencia familiar, asistencia por homicidio, amenazas, amenazas de muerte, tentativa de homicidio, averiguación de paradero, lesiones, grooming y siniestros viales.

En tanto, el Programa de Rescate y Acompañamiento de Víctimas Damnificadas por el Delito de Trata se encuentra realizando la asistencia y acompañamiento a 369 personas víctimas.