Un informe realizado por la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec), muestra que las tres prestadoras del interior provincial se encuentran entre las seis compañías con tarifas más altas del país

En tanto, Edelap, la compañía que presta servicio en La Plata y alrededores, ocupa el 9° lugar del ranking, mientras que Edesur y Edenor, cuya área concesión fue recientemente transferida a los gobiernos porteño y bonaerense, están entre las que poseen tarifas más baratas.

Según el informe, la prestadora con la tarifa más cara del país es la cordobesa EPEC, donde el kWh cuesta $ 5,02. Teniendo en cuenta un consumo promedio de 300 kWh por mes y un cargo fijo de $ 73,61, una factura exenta de impuestos costaría $ 1.581,70.

En segundo lugar aparece Edes, la distribuidora que brinda servicio a 192 mil usuarios en el sur de la provincia de Buenos Aires. Con un costo por kWh de $ 4,47 y sumado el cargo fijo, la "boleta testigo" utilizada por Fundelec para desarrollar el informe asciende a $ 1.579,88, apenas por debajo de la distribuidora cordobesa, ya que registra un mayor cargo fijo.

El "podio" de las más caras es completado por Eden, con presencia en 36 distritos del norte y centro de la provincia, donde abastece a más de 360 mil usuarios. El valor del kWh autorizado a esta empresa es de $ 4,34, por lo que la factura asciende a $ 1.514,25 por 200 kWh, sin contar con los impuestos.

En tanto, debajo de EPE Santa Fe ($ 1.505,31) y Enersa de Entre Ríos ($ 1.441,49), aparece en 6° lugar Edea, que tiene la concesión de 17 localidades de la costa atlántica, y llega a asistir a más de 3 millones de personas durante la temporada de verano. Para esta empresa, el costo del kWh fijado por el Gobierno es de $ 3,93, sumando una boleta de $ 1.350,21.

Por su parte, Edelap aparece 9° en el ranking de Fundelec (debajo de prestadoras de Tierra del Fuego y Catamarca), con una factura de $ 1.140,67, y un valor del kWh de $ 3.

El estudio de Fundelec no incluye el incremento tarifario autorizado esta semana por el Gobierno bonaerense, por el cual las empresas y cooperativas podrán aplicar un cargo extra sobre las boletas para cubrir un desfasaje en el costo de distribución, generado a partir del desdoblamiento de un aumento que el Ejecutivo había establecido a partir de septiembre del año pasado.

Con este ajuste extra, que podría extenderse hasta fines de año, un hogar con un consumo medio pagaría entre $ 150 y $ 200 m.

Finalmente, Edenor y Edesur, que prestan servicio en Capital Federal y el Gran Buenos Aires y cuya concesión pasó a ser controlada por los gobiernos porteño y bonaerense, aparecen en el puesto 16° y 17° respectivamente, con facturas de que rondan los $ 850 para un consumo de 300 kWh.