El gobernador Axel Kicillof giró a la Cámara de Diputados un proyecto de ley que crea un sistema de gestión integral y sustentable de residuos especiales de generación universal, envases, embalajes, y otros materiales reciclables, estableciendo el principio de responsabilidad extendida y compartida del productor.

Según el articulado de la norma, que estuvo a cargo del titular del Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible (OPDS) Juan Ignacio Brardinelli, se alcanza a envases y embalajes, RAEE, envases vacíos de fitosanitarios, productos durables de plástico y envases de medicamentos, entre otros.

Además, en el marco de la Responsabilidad Extendida y compartida del productor, están comprendidos “los envasadores, fabricantes, importadores y todo aquel que coloque por primera vez en el mercado sus productos”.

El proyecto, que tendrá el giro a comisiones cuando la Cámara de Diputados realice una nueva sesión ordinaria (se prevé para luego de las PASO), establece que la actividad desarrollada por los recuperadores urbanos es un servicio esencial para la comunidad y, además de fomentar el reciclado con inclusión social, busca generar un ahorro en los costos de los servicios de higiene urbana y el pasivo ambiental generado por el enterramiento.

Por otra parte, el Ejecutivo bonaerense plantea que los envases deberán tener características eco sustentables, por los que sus productores tendrán que contemplar aspectos técnicos específicos en sus envases, embalajes y etiquetado con el objetivo de “disminuir los efectos ambientales negativos a lo largo de su ciclo de vida”.

Además, prevé que el productor tiene el deber de “identificar, rotular y etiquetar sus productos para garantizar la correcta información al consumidor del sistema de gestión adoptado”.  

Otra exigencia de la norma prevé que “los productores serán responsables de la gestión integral e inclusiva de sus envases” y los obliga a presentar una declaración jurada con la descripción detallada de los envases que formarán parte del sistema, el procedimiento aplicado para su retorno y la cantidad de envases que se estima recuperar. Para ello, crea una tasa por evaluación y seguimiento de la Declaración Jurada que deberá ser abonada por el productor. Será fijada por la Ley Impositiva.

La iniciativa del oficialismo también prevé un sistema de depósito, devolución y retorno para garantizar “el recupero de los envases puestos en el mercado”. En ese marco, se instruye que los productores deberán determinar y percibir un valor monetario, en carácter de depósito por cada envase, que será devuelto al momento de su retorno. Además, tendrán que facilitar puntos de devolución alternativos cercanos al consumidor.

En relación a las obligaciones de distribuidores y comercializadores, el texto de la norma establece que deberán recibir los Residuos Especiales de Generación Universal y otros residuos reciclables entregados por los consumidores cuando los Puntos de Recepción estén instalados en sus establecimientos o trasladarlos a los sitios establecidos por los productores.