¿Trapitos? ¿Pungas? ¿Cartoneros? ¿Uso de los hospitales de la ciudad? No. Esta vez parece que no es eso lo que le molestó al Jefe de Gobierno porteño.

Esta vez, las "malas noticias" llegaron de Provincia, para Macri, en clave electoral.

Tal como se preveía desde decidió competir en alianza con el Frente Renovador en los últimos comicios, el PRO bonaerense perdió, por decisión de la Junta Electoral de la Provincia, su personería jurídica en territorio bonaerense.

Pero desde el partido de Mauricio Macri dicen que no es un inconveniente. Incluso cuando la noticia alentó a opositores dicen desde el PRO que no alarmó a la dirigencia de Macri en territorio bonaerense.

Es que, si bien la ley establece que luego de no competir en dos elecciones consecutivas el sello cae por su propio peso, y las decisiones de la Junta son inapelables, el partido ya amasa la estrategia para poder competir.

Hoy la única acción posible es presentar un recurso de queja ante la Suprema Corte, que tiene por conducta no inmiscuirse en decisiones electorales, más cuando son “inapelables”.

Al parecer, el PRO se incluirá en un frente electoral cuyo nombre tentativo es “Juntos por Argentina”. Esa marca se irá adaptando a cada circuito electoral, para llamarse “Juntos por Buenos Aires” o por cada municipio. Si es así de manera que el nombre PRO resultaría útil.

Eso sí, dentro de ese frente, el armado se incluirá con un sello propio. Sin ir más lejos, el platense Julio Garro pondrá sobre la mesa “Propuesta Republicana PRO”, partido propio, a punto de oficializarse.