El Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se reunió con Jorge Macri para intentar acercar posiciones y evitar una interna del PRO en la provincia de Buenos Aires. Quiere que sea Diego Santilli quien encabece la boleta de diputados.

Aunque no se lo dijo así, Larreta no quiere saber nada con el apellido "Macri" aparezca en los primeros lugares de las listas en Buenos Aires. El motivo: el rechazo fenomenal que ese apellido tiene sobre todo en el Gran Buenos Aires por las políticas de ajuste del ex presidente. 

Esta semana se reunieron y acercaron posiciones aunque por ahora el intendente de Vicente López resiste: "Hoy soy candidato", sigue afirmando. "Hubo una profunda vocación de ambos de tratar de encontrar el mejor mecanismo para garantizar que no haya rupturas", insistió el alcalde.

Mientras, Macri juega con la idea de un acercamiento con los sectores radicales que empujan a Facundo Manes, lo que genera temor en el PRO. Se sabe: en Buenos Aires el voto radical tiene mucha impronta propia y Santilli no deja de ser un candidato porteño con poco conocimiento del otro lado de la General Paz.