En medio de los cruces entre la obra social de la Provincia y la Federación de Médicos, un nuevo actor complica la atención en salud de los bonaerenses y agudizan la situación de Ioma.

La crisis sanitaria de la provincia de Buenos Aires se agudiza cada vez más, golpeando directamente a las clínicas privadas, que no encuentran salida al preocupante déficit económico en el que están inmersas.

El 15% de aumento que reconoció el Ioma en sus prestaciones, y que pagará en cuotas a partir del mes de septiembre, resulta "insuficiente" comparado con la inflación y al aumento del 27.5% de sueldo que cerraron los trabajadores de la salud.

Con este argumento se amparan las clínicas de la Provincia y que reclaman una oferta por encima del 15 por ciento.

El Presidente de la Federación de Clínicas, Sanatorios, Hospitales y Otros Establecimientos de la Provincia de Buenos Aires (FECLIBA), Néstor Porras, aseguró que "históricamente los financiadores como IOMA y PAMI acompañaron al menos el porcentaje de paritarias. Pero en esta oportunidad se ha tomado una modalidad distinta tanto en el ámbito nacional como provincial, que es ofertar por debajo de los niveles de inflación que el propio Presidente de la Nación, Mauricio Macri, reconoció".

"Los trabajadores lo necesitan y esto termina siendo una pelea entre pobres, lo que menos queremos es que le recorten el salario" indicó Porras.