José María Sacco, vicepresidente del Colegio de Martilleros de la provincia de Buenos aires, afirmó que "antes de las PASO ya estábamos en los mismos niveles de baja actividad que en 2001 y 2002, y ahora con el cepo cambiario, estamos peor, y lamentablemente seguimos superando marcas históricas pero todas negativas".

El dirigente agregó que, "en este contexto, por más buena voluntad que le pongan nuestros asociados, no existe margen para ningún negocio". Además, explicó que respecto a junio del año anterior "cuando el dólar no tenía ninguna restricción, nuestra caída de actividad en el mismo mes de este año había sido de más del 50 por ciento".

Por último, Saco dijo que "hace tiempo que venimos diciendo que falta financiación, anticipamos la inviabilidad de los créditos UVA y venimos alertando sobre los efectos que la crisis económica general tiene en prácticamente todos los eslabones de la cadena del negocio inmobiliario"