La resolución para su tratamiento y sanción se decidió en la segunda sesión ordinaria del Concejo Deliberante de Tres de Febrero, desde el inicio de las sesiones legislativas municipales de este 2015.

El 17 de abril se promovió que la Ley de Paridad sea contemplada en ambas Cámaras de la Legislatura Provincial. En el distrito de Tres de Febrero, la iniciativa fue presentada por la Concejal, y precandidata a Intendenta del distrito, Marcela Acuña. Su propósito contempla que la paridad en las listas electorales (50 por ciento de espacio para candidatos y precandidatos de ambos géneros) sea articulado a otros conceptos como el de igualdad real y corresponsabilidad entre hombres y mujeres en las tareas públicas y privadas.

El proyecto de Ley de paridad electoral se vincula a la ya existente, a nivel nacional, Ley de cupos, homóloga, en la provincia de Buenos Aires, de la Ley provincial 11.733 de cuota de géneros, similar a la nacional, que plantea un cupo mínimo de 30% de mujeres en las listas partidarias.

Según un comunicado difundido por el entorno de Marcela "la Tigresa" Acuña, "la paridad es una medida que busca compartir el poder político entre mujeres y hombres, lo que implica un avance hacia la igualdad en todos los sentidos" y continúa afirmando que desde "sectores académicos, políticos e institucionales impulsan la paridad electoral como principio de orden de las listas de los partidos políticos aplicando la equivalencia entre géneros, una norma que reemplaza las leyes de cuotas".

Los proyectos de paridad de género en las listas partidarias electoralesfueron el eje, incluso, de jornadas organizadas por la Universidad de Buenos Aires, la Universidad de San Martín y la Sociedad Argentina de Análisis Político (SAAP) llamada "La paridad de género en debate", que se realizó en la sede de la SAAP y reunió a actores políticos de la Ciudad y provincia de Buenos Aires.

La paridad política electoral se aplica actualmente en las provincias de Córdoba, Río Negro y Santiago del Estero, y comenzó a debatirse en la provincia de Buenos Aires y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, pero no es una medida que acaten todas las fuerzas políticas del espectro electoral.

Una de las resistencias del proyecto de paridad de género, en la comisión de Reforma Política y Reforma del Estado del senado bonaerense, es la ya existente Ley de cuotas de género que podría funcionar ya como medida en vigencia para elevar la participación de mujeres en política, y su sola modificación reemplazaría en parte al proyecto de Galmarini.

Aún son muchas las resistencias culturales, incluso dentro del propio parlamento provincial, pero el proyecto de paridad parece disponerse a avanzar en los próximos meses.